así que te hago una pregunta   ¿eres una mujer de chingona?

Has tomado el tiempo para hacer cosas por ti, y para ti, cuándo fue la última vez que hiciste algo por ti? Recuerda que tu belleza es el reflejo de tu trabajo interior, ese clavado a lo más profundo de tus emociones que tienen como resultado tu actitud, acciones, palabras  y seguridad. Una mujer chingona siempre será una fémina con belleza interior, con salud emocional, mental que refleje nobleza, porque eso es lo que nos hace únicas: nuestra personalidad, nuestra energía. nuestro carisma, nuestro toque sexy y por último , nuestro sentido del humor.

¡Te sentirás más que inspirada con el libro de Margarita Arreola autora de Florece desde el dolor!

En los últimos años, hemos podido apreciar cómo la figura de la mujer ha ido transformándose y sobre todo rediseñado en los diferentes roles en su vida y actitudes ante ella . La mujer actualmente es independiente, emprendedora, empresaria, madre , esposa, amiga , intrépida ,valiente  y decidida, y no le tiene miedo al qué dirán y si tiene miedo lo utiliza como propulsor para lograr sus sueños. Una mujer de verdad es una mujer que se atreve y se arriesga sin importar cuantas veces fracase , resurge desde las cenizas, como lo dice  la autora del libro anteriormente mencionado . Una mujer que acepta los cambios y los riesgos, que le invierte a su desarrollo personal y manifiesta el futuro soñado pero que además se siente  sexy, bella, sensual atractiva e interesante…

Si piensas que eres una mujer así, te sentirás totalmente identificada con esto:

 

 Conocedora de las diferentes situaciones por las que las mujeres vivimos , Margarita Arreola  se reinventa para compartir a través de su libro sus experiencias, vivencias y aprendizajes , inspirando a otras  a través de sus letras, de su texto , su esencia única: que somos mujeres valientes que tomamos  propias decisiones, sin miedo a equivocarnos, porque sabemos que el fracaso es parte de la vida, y porque la mujer chingona florece desde el dolor.

Escrito por: Paloma Jensen