• jensenpaloma

CERRANDO CICLOS



Mi nombre es María Dulce Paloma, ahora conocida como Paloma Contigo en los medios, soy originaria de Ensenada, Baja California. Hace unos años me mudé al estado de Utah buscando cambiar mi vida, deje en México, mi familia, amigos, trabajo y mi apartamento. Llegue tan solo con 30 dólares en la cartera y una bolsa de mano donde cargaba mis sueños, nuevas metas como aprender inglés, encontrarme a mí misma, y encontrar mi verdadera pasión profesionalmente.

Pues haber tomado la decisión de mudarme fue fácil , pero cuando me subí a ese autobús en San Isidro California, que a mitad del camino choco contra un carro, y por esa razón me quede varada en plena carretera cerca de Los Ángeles, casi estábamos por llegar a donde trasbordaría, cuando ocurrió el accidente. Casi la mayoría de pasajeros se comunicó con sus familiares y estos fueron a recogerlos al lugar del accidente. La única persona que trasbordara era yo de Los Ángeles a Utah, entonces una señora me ofreció quedarme en su casa a dormir esa noche, porque mi camión había partido sin mí, cuando ella y yo nos dirigíamos a su casa en un taxi el chofer me jaloneo y no quería que me bajara del auto la señora me defendió y me saco de carro, esa noche dormí en casa de esta buena samaritana, que me protegió de un secuestro.

Su hijo al día siguiente me llevo a la terminar de autobuses en L.A . Pero no era lo único que pasaría en ese largo camino de más de 20 horas en carretera cuando llegue a Salt Lake City. Debía transbordar para Logan que está a una hora y media de distancia. Pero por no hablar inglés, me dejo otra vez el camión. Finalmente con ayuda de una mexicana que tenía el mismo destino, me ayudo y nos subimos al último camión. Casi llegando el camioncito se descompuso en Brigham City, dos horas más de espera, hasta comida nos pagaron, que bueno, porque no había probado bocado desde hacía 10 horas por falta de dinero, decidí guardar los 30 dólares para algo diferente.

Salí de Ensenada un miércoles de agosto del 2013, hice una llamada que cambiara mi destino, en Google encontré una iglesia cristiana en Logan UT, llame al pastor Luis, el cual muy amable contesto mi llamada, ese día le conté de mis planes de estudiar inglés por un periodo de tiempo en una escuela de inglés «English Leguaje Center» que también encontré en internet y que no cobraban a los estudiantes. Le pedí ayuda para encontrar un lugar para vivir, pues yo no tenía dinero para pagar renta, quedamos en que el regresaría la llamada cuando supiera de alguien que me pudiera recibir en sus casa por dos semanas, después de ese tiempo yo me las arreglaría para encontrar otro lugar.

El domingo siguiente a la hora del servicio en la iglesia me le presente en su oficina al pastor, lo cual lo agarro por sorpresa, le dije soy Paloma y vine a estudiar cómo le comente. Me contesto con una cara de susto, no tengo donde te quedes, le conteste, me puedo quedar en la iglesia, no sería ni la primera ni la última vez que duerma en el piso. Lo cual no sucedió, después del servicio me presento ante su comunidad cristiana y pidió la ayuda de alguna familia para que me recibiera en su hogar por un periodo corto de tiempo.

María Hernández levanto su mano y ofreció una recamara para mí en su casa. Al día siguiente lunes, cuando desperté, me encontraba en un lugar totalmente desconocido para mí. No había nadie en la casa, todos se levantaban muy temprano a trabajar, entonces decidí ir a inscribirme en la escuela de inglés, como no conocía, empecé a caminar, pensando en encontrar a alguien para preguntar dónde se tomaba el camión o pedir las señas para llegar a mi destino. Camine por 2 horas en calles solitarias, terrenos vacíos, a la orilla de una carretera, finalmente encontré un lugar con personas un taller mecánico, sentí un alivio, pues mis pies tenían las secuelas de una caminata ardua bajo el asfalto, mi sorpresa fue que nadie entendía mi idioma, en ese lugar nadie hablaba español, sin tener éxito seguí caminando. Finalmente encontré un lugar donde un hombre me ayudo, Patrick, era un misionero retornado que habla perfecto español, él me dijo cómo funcionaba el sistema de transporte, que para mí fortuna era gratis y me ayudo a investigar direcciones de un gimnasio, escuelas de inglés e iglesias. Ese mismo día estaba haciendo el examen en la escuela para saber qué nivel de inglés tenia, la maestra se sorprendió cuando de 50 preguntas no tuve ni un solo acierto, riéndose me dijo te vas al ¨beggining¨ y así empecé a estudiar inglés mientras viví en casa de María. Donde me adopto como su hija jamás pague renta o comida, al contrario, nos hicimos tan buenas amigas que después ella no quería que me fuera de su casa, a las dos semanas la cosa cambiaria. El siguiente domingo entre a una iglesia que elegí al azar y pedí hablar con alguien que hablara español, ahí conocí a Ileana de Perú, hablamos por dos horas le conté mis metas, objetivos y sueños además que necesitaba un lugar para vivir, hubo una química inmediata que salí de esa iglesia con una casa para vivir, a cambio cuidaría a sus dos hijos, los llevaría a la escuela que estaba cruzando la calle de su casa y tendría un hogar para vivir, más que eso tenía una familia. Siempre lo he dicho así, me adoptaron, me sentí siempre parte de su familia, viví con ellos por seis meses los cuales me dedique a aprender inglés, ir al gym, a la iglesia hacer nuevos amigos, conocer lugares y visitar nuevas amistades. Personas que me ayudaron, recibí amor por todas partes, desde ropa, artículos de uso personal, zapatos hasta una bicicleta que fue mi trasporte por unos meses, la ayuda fue enorme así como mis ganas de vivir.

Había pasado un año desde que llegue a Utah, era momento de emprender el vuelo, con un inglés pobre pero con actitud de triunfadora empezar a buscar trabajo, empecé a buscar por internet, encontré un puesto perfecto para mi «paralelagal» pues en México me gradué como abogada, así que decidí aplicar para ser la ayudante de un abogado… No tenía la menor idea como era una entrevista de trabajo en USA, así que empecé mi investigación en internet, encontré videos sobre las posibles preguntas, las memorice, hice mías cada respuesta, estudie por cerca de dos semanas para esa entrevista, cuando llegue a la oficina, estaba preparada para cualquier pregunta. El abogado entro en un traje negro, con corbata roja alegre y jovial, inicio una plática, la cual nunca pude entablar pues tan solo tenía un 20 % de inglés, después de intentar descifrar lo que le decía, cerro su folder de preguntas y me dijo lo siguiente… Admiro tu determinación, tu valentía de venir a una entrevista de trabajo sin hablar inglés, debes entender que no puedo darte el trabajo por tu bajo nivel de inglés, quisiera contratarte por tu experiencia laboral, has estudiado más que yo, tienes dos títulos universitarios, eres maestra y abogada y sé que eres una mujer tenaz y eso es lo que ocupo en mi oficina, pero también necesito alguien que maneje el inglés al 100%, ve a la universidad de Utah, toma clases de inglés. Regresa conmigo y te daré el trabajo inmediatamente.

Pasaron algunas cosas de las que él, me aconsejo, en el siguiente otoño me estaba matriculando en Utah State en la facultad de idiomas, lo que no ocurrió fue trabajar para el en el despacho de abogados, pues la vida me sorprendería nuevamente profesionalmente.

Sabía perfectamente a lo que me metía al ingresar a la Universidad de nuevo, había paso 10 años de mi vida en mi país natal entre aulas y tesis, empecé de nuevo ahora estudiando inglés. Años atrás me creí la idea de que nunca aprendería este idioma, odiaba escuchar que alguien hablara inglés, no me gustaba ni siquiera escuchar música en inglés, me había declarado fracasada en hablar un segundo idioma. La universidad no es barata y menos en USA así que cada dólar pagado por ese semestre, decidí usarlo y aprovecharlo. Recuerdo mi primera exposición ante mis compañeros de clase, nerviosa, pasmada, bloqueada no podía hablar no sabía cómo empezar ni que decir no me salían las palabras; como pude balbucee algunas frases, al siguiente día decidí que la próxima ves lo haría mejor. Me concentre en estudiar inglés en libros audios videos, empecé a ver la tv solo inglés, escuchar música, hice nuevos amigos de todas partes del mundo, todos teníamos un mismo objetivo aprender inglés, así que me la pasaba en reuniones, de salón en salón por toda la universidad hablando y practicando, sin pena sin vergüenza además acudía a fiestas con amistades nuevas donde el inglés era lo que nos unía. Seis meses después recibí con honores el reconocimiento a » Mejor Estudiante» de la facultad de idiomas obtuve la votación de todos los maestros además de mis compañeros y los mejores grados. En un año y medio aprendí inglés, entonces era tiempo de dar el segundo paso en el área profesional.

Un día sin darme cuenta me encontraba en un salón de una secundaria, en una entrevista de trabajo para ser parte del » After School Program» para la ciudad de Logan UT, un programa para trabajar con niños de primaria en sus actividades extras. Fue la primera vez que estuve en una entrevista de trabajo grupal, 10 personas buscando obtener el empleo, tres vacantes. Fue un momento decisivo porque me puse tan nerviosa que quise salir corriendo del salón, pues no dominaba el inglés, además no tenía ninguna experiencia de trabajo en este país, y debíamos demostrar porque éramos aptas para ese trabajo. Tres días después estaba recibiendo un correo electrónico donde me decían que había sido contratada, ese fue mi primer trabajo oficialmente. Entraba a la 1:30 pm y salía a las 6:00pm mi primer grupo fue con niños de cuarto grado con los que por supuesto practique el idioma y hasta hice maestría, pues con los niños es fácil aprender pero también equivocarse en la pronunciación como me pasaba a mi todo el tiempo. Una vez un niño mexicano me dijo porque habla así, como cuando mi abuelita intenta decir algo en inglés y no mas no le sale, lo dijo frente a la clase, todos nos reímos a carcajadas esa tarde.

Un día me invitaron a una clase de la Universidad de Utah, a la cual asistí sin pensarlo, por esos tiempos aprovechaba todas las oportunidades, así que fui a una conferencia de finanzas , mientras transcurría la clase me imagine dando yo la catedra, así que al finalizar la sección no dude en pedir trabajo, una semana después estaba en entrevista con la directora del programa la cual me contrato después de una plática amena y fluida en inglés, pues casual mente el maestro que daba la clase estaba por renunciar, pues se mudaba a otro estado a hacer su maestría, así que como decimos en mi pueblo, caí como anillo al dedo. Después de las capacitaciones, entrenamientos y clases de primeros auxilios, empecé a formar parte del programa de finanzas de la Universidad de Utah.

Jamás imagine que trabajar para la Universidad me llevaría a encontrar mi pasión, la locución. Me encontraba en un momento en mi vida decisivo, en todos los aspectos, había logrado mi meta aprender inglés, pero no tenía claro que quería hacer, cómo podía ayudar a la gente, de esas veces que sientes una profunda desesperación por cambiar tu vida, pero no solo la tuya sino también la de tu familia, amigos conocidos y porque no, llegar a más personas. Cuando llegue a Estados Unidos sentí que mi vida cambiaría por completo, lo percibí, me proyecte en una vida mejor, llena de personas positivas y alegres además sentí que tendría la fortuna de ayudar a muchas personas. A través de la Universidad de Utah llegue por primera vez a una cabina de radio, pues trasmitía un programa cada martes en Juan 97.3FM donde se daban consejos financieros para vivir mejor. Cuando me contrataron parte de mis responsabilidades consistía en hacer ese programa 15 minutos, una vez por semana. Confieso que la primera vez que escuche radio me dio miedo, nunca había estado en un estudio, mucho menos en programa de radio, pero ese miedo lo utilice como motor para atreverme, ya siempre he sido una mujer de retos, así que prepare mi primer programa con un guion que todavía existe en mi correo electrónico alojado por ahí. Me gustó tanto la magia que hay entre el micrófono, la música, la voz y gente, es indescriptible, es una adrenalina en todo el cuerpo una emoción que recorre cada centímetro de piel, empecé a enamorarme de esa sensación, una emoción que llenaba mi corazón cada martes estaba en la cabina feliz, ansiosa de entrar al aire, empecé a buscar información, frases que motivaran e inspiraban. Poco tiempo después el locutor en turno me invito a ser voluntaria dando las noticias locales, lo que significaba leer periódicos, publicaciones en la web sobre los hechos recientes y compartirlas con la audiencia de forma amena. Por seis meses estuve como voluntaria en la sección de noticas diariamente y los martes el programa de Utah State.

Después de un tiempo el manager de la radio me pregunta que tanto haces en la cabina, le dije soy voluntaria y me dijo quieres hacer dinero de eso, al día siguiente me cito para una entrevista, solo me hizo una pregunta. Después de haber leído mi currículum vitae con información sobre mi información y experiencia, pregunto que hace una persona tan preparada en este país, después de una hora donde le conté mi historia desde el día que salí de mi natal ciudad, todo lo que pase para llegar Logan UT y los obstáculos que había superado. Su cara de asombro nunca la olvido y no dudo ni un segundo en contratarme empecé al aire con mi propio programa de 11 a 1 pm de lunes a viernes en Juan 97.3FM. Actualmente estoy trabajando en Radio Activa 101.1 FM .

Llegue a Utah sin conocer a nadie, ni un familiar, ni un amigo, sin trabajo sin tener un lugar para vivir, sin dinero pero con muchas ganas de superarme, cambiar mi vida , ser mejor y siempre tuve fe que encontraría en el camino personas de buen corazón que me guiarían a lograr mis sueños. Trabaje para la Universidad cerca de tres anos, cuando decidí dejar la docencia era coordinadora de Food Sense a nivel estatal , llegue a lo mas alto que puede aspirar alguien, fui jefa del programa para latinos. En 2017 renuncie a un trabajo espectacular con buena paga y prestaciones, por mi pasión en radio. Pues darme cuenta que había encontrado lo que me llenaba el corazón no tenia precio, ahora desde 107.1 FM donde todos los días salgo al aire a motivar, inspirar, impulsar, ayudar, contribuir, compartir y transmitir a través de distintos temas que, no hay obstáculo que pueda apagar nuestra luz. Como dijo Steve Jobs, cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: «Si vives cada día como si fuera el último, algún día sin duda estarás en lo cierto». Causó una honda impresión en mí, y desde entonces, por los últimos años, me he mirado en el espejo cada mañana y me pregunto: «Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?» Y si la respuesta es no por demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo. Pero mi respuesta es ¨Si¨.

2 views0 comments

Recent Posts

See All